Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La dieta antiestrés ayuda al organismo
a paliar los efectos negativos del estrés.
La Unidad de Endocrinología y Nutrición de IML
ofrece a sus pacientes dietas personalizadas.
La dieta antiestrés no sirve para perder peso
si no para controlar el nivel de estrés.
El estrés no es siempre negativo, también
puede ser beneficioso para el organismo.
IML ofrece a sus pacientes un ejemplo
de dieta contra el estrés.
  

Consecuencias del estrés

Ante una situación estresante, nuestro organismo pone en marcha el eje hipotálamo - hipofisiario – adrenal, que envía una señal a las glándulas suprarrenales de forma que éstas aumenten la secreción de cortisol, una hormona también conocida con el nombre de “hormona del estrés”. Esta hormona activa la gluconeogénesis, es decir, la producción de glucosa a partir de ácidos grasos y proteínas, de forma que el organismo asegura las necesidades energéticas del músculo por si es necesario su funcionamiento. Nuestros expertos en Nutrición pueden ayudarle a diseñar la dieta más adecuada como tratamiento coadyuvante del estrés.

Si la situación de estrés es puntual, tras superar la emergencia, los niveles hormonales y los procesos fisiológicos desencadenados vuelven a la normalidad, pero si esta situación estresante se prolonga en el tiempo, y esto es frecuente actualmente por el estilo de vida, estos niveles de cortisol se disparan dando lugar a la aparición de los síntomas que se describen a continuación.

Síntomas del estrés

Cambios del comportamiento:

  • Ganas de llorar.
  • Falta de sentido del humor.
  • Sentimientos de ira.
  • Irritabilidad constante.

Síntomas físicos:

  • Dolores de cabeza.
  • Hipertensión.
  • Cansancio permanente aunque no hagamos nada.
  • Dolores o calambres musculares.
  • Orina frecuente, diarrea o estreñimiento.
  • Infertilidad e interrupción de la menstruación.
  • Palpitaciones.
  • Pérdida de memoria, ya que niveles altos de cortisol se dañan las conexiones entre las células cerebrales.
  • Disminución de las defensas.
  • Falta de apetito o bien todo lo contrario, se desencadena una gula desmesurada.
  • Problemas digestivos.

Aparición de patologías

El estrés crónico puede propiciar la aparición de ciertas patologías
que empeoran la calidad de vida de la persona.

Enfermedades relacionadas con el estrés

Las enfermedades relacionadas con el estrés se dividen en dos grandes grupos:

  • Enfermedades producidas por un estrés agudo.
  • Enfermedades producidas por un estrés crónico.

Enfermedades producidas por estrés agudo

Así se denominan las patologías producidas por una exposición puntual, breve e intensa a los agentes estresantes cuando estos agentes aparecen de forma inmediata y el organismo debe solucionarlos de forma inminente.
Estas enfermedades aparecen de forma súbita, evidente, fácil de identificar y comúnmente son reversibles.
Estas enfermedades son:

  • Estados de shock.
  • Neurosis obstétrica.
  • Neurosis post-traumática.
  • Úlcera por estrés.

Enfermedades producidas por estrés crónico

Las enfermedades por estrés crónico son las producidas en el organismo por un continuo estado de estrés, el cual se prolonga durante meses e incluso años.

Estas enfermedades son de carácter más permanente, mayor gravedad e importancia.

Este estrés mantenido en el tiempo puede dar lugar a la aparición de alteraciones de carácter psicológico y, en ocasiones, puede dar lugar a fallos en órganos blancos vitales.

Las enfermedades que pueden aparecer son:

  • Adicciones.
  • Colitis nerviosa.
  • Agresividad.

El estrés crónico puede causar cambios de comportamiento y síntomas físicos.

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Conductas antisociales.
  • Dispepsia.
  • Frustración.
  • Insomnio.
  • Disfunción familiar.
  • Disfunción laboral.
  • Infarto de miocardio.
  • Hipertensión arterial.
  • Gastritis.
  • Migraña.
  • Neurosis de angustia.
  • Trombosis cerebral.
  • Psicosis severas.
  • Trastornos sexuales.
La dieta puede ayudar a mejorar algunas de las enfermedades del aparto digestivo producidas por el estrés crónico. Pida una cita ahora con uno de nuestros expertos en Nutrición.

Mecanismos de adaptación del organismo contra los síntomas del estrés: la serotonina

Para luchar contra todos estos síntomas del estrés el organismo tiene una serie de mecanismos de adaptación. De todos vamos a destacar uno, más concretamente una hormona, la serotonina.

Qué es la serotonina

La serotonina, también llamada “hormona del bienestar”, es un neurotransmisor que interacciona en varias regiones del sistema nervioso central y que se encuentra relacionado directamente con el estado de ánimo del individuo. Un aumento de serotonina en los circuitos nerviosos da lugar a un aumento en la sensación de bienestar y relajación.

La síntesis de serotonina se estimula a través de un aminoácido presente es los alimentos, el triptófano, por lo tanto podríamos decir que dietas altas en este mineral va a aumentar la síntesis de serotonina y esto puede ayudar a la sensación de bienestar de la persona.

Cuáles son las funciones de la serotonina

La serotonina se encarga de regular el apetito controlando la saciedad, es capaz de equilibrar el deseo sexual, controlar la actividad motora, la temperatura corporal y las funciones cognitivas y perceptivas.

Interviene en otros neurotransmisores como son la dopamina y noradrenalina, ambas relacionadas directamente con la angustia, el miedo, la ansiedad, agresividad, así como problemas alimenticios.

La serotonina también se necesita para elaborar la melatonina. La melatonina es una proteína que es fabricada por la glándula pineal durante el sueño y se encarga de regularlo. Tiene un ciclo circadiano, es decir, que aumenta al atardecer, se mantiene elevada durante la noche y desciende al amanecer.

Otra función importante de la serotonina es que actúa como el reloj interno de nuestro cuerpo, ya que regula los ciclos de sueño y vigilia.

Ciclo de sueño - vigilia de nuestro cuerpo

La serotonina actúa en el ciclo de sueño - vigilia de nuestro cuerpo.

El reloj interno se encarga de controlar y coordinar diversas funciones biológicas tales como la temperatura corporal, la síntesis de cortisol y los ciclos de sueño. Ante una situación que el organismo identifica como estresante, el cortisol aumenta, se desequilibra el reloj interno y como consecuencia de todo esto el sueño se ve alterado.

Como norma general los hombres producen un 50% más de serotonina que las mujeres, razón por la cual las mujeres son más sensibles a los cambios en los niveles de serotonina que repercuten negativamente en el descanso.

Nuestros expertos en Nutrición le ayudarán a diseñar una dieta complementaria a su tratamiento contra el estrés. Puede solicitar aquí una consulta informativa gratuita.