Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La dieta antiestrés ayuda al organismo
a paliar los efectos negativos del estrés.
La Unidad de Endocrinología y Nutrición de IML
ofrece a sus pacientes dietas personalizadas.
La dieta antiestrés no sirve para perder peso
si no para controlar el nivel de estrés.
El estrés no es siempre negativo, también
puede ser beneficioso para el organismo.
IML ofrece a sus pacientes un ejemplo
de dieta contra el estrés.
  

Fases del estrés

En la producción del estrés hay tres fases: la fase de reacción o alarma, la fase de resistencia y la fase de agotamiento.

Fase 1: Fase de reacción o fase de alarma

En esta etapa el cuerpo detecta un estímulo que él considera como estímulo estresante y se prepara para desarrollar una acción, ya sea de agresión o de fuga. Las glándulas endocrinas entran en acción liberando hormonas que hacen que aumenten los latidos del corazón y el ritmo de respiración. Los niveles en sangre se elevan y se incrementa la transpiración, las pupilas se dilatan y la digestión se hace más lenta. Es decir, se pone en marcha el sistema hipotálamo - hipofisiario - adrenal el cual le permite responder a dicho estímulo inicial.

¡Pide tu cita! Primera Consulta Gratuita En IML le atenderá un médico especialista en su tratamiento desde la primera consulta.

Eje hipotálamo - hipofisiario - adrenal (HHA)

El eje hipotálamo - hipofisiario - adrenal es un conjunto complejo de interacciones retroalimentadas por el hipotálamo (que es una glándula situada en el cerebro), la pituitaria (glándula situada debajo del hipotálamo) y finalmente las glándulas suprarrenales, que son unas pequeñas glándulas pareadas situadas en la zona superior de los riñones. Este eje hipotálamo - hipofisiario - adrenal, al que en lo sucesivo vamos a llamar eje HHA, constituye una parte esencial del sistema neuroendocrino encargado de controlar las reacciones frente a los agentes estresantes y regula también varios procesos del organismo, como son la digestión, el sistema inmune, las emociones, la conducta sexual y el metabolismo energético.

Cómo actúa el eje HHA

Ante un agente que el organismo considera estresante se estimula el núcleo paraventricular del hipotálamo, que actúa como un intermediario entre el cerebro y el sistema endocrino. En dicho núcleo se encuentran unas neuronas denominadas neuroendocrinas que al recibir el estímulo se encargan de producir principalmente dos sustancias, la vasopresina y la hormona reguladora de corticotropina (CRH). Estos dos péptidos actúan sobre el lóbulo anterior de la glándula pituitaria, estimulando la secreción de la hormona adrenocorticotropa (ACTH), también llamada corticotropina. La ACTH viaja por vía sanguínea hasta las glándulas suprarrenales, donde se estimula la producción de hormonas glucocorticoides, principalmente se hace la síntesis de cortisol.

Las glándulas suprarrenales son también estimuladas por la pituitaria por vía nerviosa para producir adrenalina.

Este eje HHA está retroalimentado negativamente por los glucorticoides producidos por las glándulas suprarrenales, inhibiendo la producción de CRH y ACTH en la hipófisis y pituitaria respectivamente.

Reacciones en el eje hipotalámico - hipofisiario - adrenal

El estrés pone en marcha reacciones en el eje hipotalámico - hipofisiario - adrenal.

¿Le llamamos? »

Fase 2: Fase de resistencia

Cuando un individuo está sometido de forma prolongada a la amenaza de agentes externos estresantes, el organismo continúa con su fase de adaptación a dichas demandas de manera progresiva, pero puede ocurrir que sus capacidades se vean mermadas debido a la fatiga que se produce en las glándulas del estrés. Durante esta fase se suele dar un equilibrio dinámico o de homeostasis entre el medio ambiente interno y medio ambiente externo del individuo.

El problema surge cuando la fase de alarma continúa durante mucho tiempo impidiendo al cuerpo que repare los daños causados, lo que hace que se pase a la siguiente fase, que es la fase de agotamiento.

Fase 3: Fase de agotamiento

La fase de agotamiento se produce como consecuencia de la prolongación en el tiempo de la fase de alarma y la inexistencia de la fase de reparación de los daños producidos por la fase de alarma.

El organismo se debate entre el intento de reparación los daños de la fase 1 y la defensa frente a los nuevos estímulos estresantes que la desencadenan de nuevo. Todo esto conduce al organismo a un estado de deterioro que origina la pérdida importante de las capacidades fisiológicas y la entrada del organismo en la fase de agotamiento. El sujeto tiende a sucumbir ante las demandas ya que sus capacidades de adaptación y relación con el medio externo están bastante mermadas.

Para conocer más acerca de la función de la Nutrición en la reducción del estrés, solicite una consulta informativa gratuita con uno de nuestros Nutricionistas expertos de Madrid.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta